• Finlandia se encuentra a poca distancia de Estonia si hacemos la travesía por mar; a tan sólo 80 km.
  • Hay barcos a Tallin desde Helsinki (Finlandia) o Estocolmo (Suecia).
  • Estonia forma parte de la zona Schengen, de modo que nuestras fronteras están abiertas al resto de Europa.
  • Los ciudadanos británicos, estadounidenses, canadienses y australianos también pueden entrar en  Estonia sin visado.
  • El aeropuerto Lennart Meri de Tallin, que recibió su nombre de uno de nuestros presidentes, tiene vuelos directos a toda Europa.
  • Estonia tiene una población de sólo 1,3 millones de habitantes, pero es más grande que Dinamarca y que Holanda.
  • El idioma estonio es difícil de aprender.
  • Todas las personas que trabajan en el sector turístico hablan inglés y a menudo, alemán, finés, ruso y sueco.
  • Estonia estuvo ocupada por la Unión Soviética durante décadas, aunque creemos estar más influenciados por los gustos y tradiciones nórdicas: somos una versión suave de Escandinavia.
  • Las ocupaciones alemana, sueca y rusa han inspirado la arquitectura de las catedrales, las calles adoquinadas, las mansiones y los palacios.
  • Hay una buena gastronomía en todo el país y se puede probar hasta ¡oso marinado!
  • En invierno hace mucho frío y tenemos mucha nieve.
  • No, no hay osos polares en Estonia.
  • No hay atascos de tráfico en las carreteras.
  • ¡Atención! !Los reflectores son obligatorios para los peatones y los ciclistas en todo momento!
  • Casi el 50% de Estonia es bosque.
  • Tallin es nuestra capital medieval; con una población de casi 400.000 habitantes, es la ciudad más grande del país.
  • En 2011 Tallin fue Capital Europea de la Cultura.
  • Tartu, con 100.000 habitantes, es nuestra ciudad universitaria, joven y atemporal.
  • Estonia tiene más de 1.500 islas.