Como buenos isleños, están orgullosos y muy sintonizados con la naturaleza, las tradiciones y las estaciones, algunas veces con un poco de tenacidad.

Muhu era conocida por sus artesanos ambulantes que pudieron haber trabajado en el continente en la industria de la construcción. Estos artesanos proporcionaron a Estonia su verdadero estilo arquitectónico.

Hoy en día, la tradición más conocida de Muhu es el arte de tejer. Todavía hoy, en ocasiones especiales, se usan hermosos trajes tradicionales tejidos y bordados. También son populares las mantas tejidas con lana y bordadas con flores únicas típicas de Muhu. Estas mantas se pueden comprar por encargo pero hay que esperar hasta un año por ellas. Otra manifestación del refinado arte popular de Muhu se puede encontrar en  los diferentes souvenirs hechos con madera de enebro aromático.

Las aldeas de Muhu se gobiernan todavía por la tradicional figura del concejal quien asume el cargo de consejero voluntario.

Muchas de sus aldeas son encantadoras debido a su simplicidad. Cada granja de Muhu tiene su propio nombre; algunos de estos nombres se remontan a tiempos que preceden la existencia de los nombres familiares. Los habitantes de Muhu conservan aún la costumbre de llamar a alguien por su nombre y el lugar donde vive, por ejemplo: Vello de Nuudi, en donde Nuudi es el nombre de la granja y Vello es el nombre de la persona.

Otra vieja tradición que sobrevive, es el arte de pintar las puertas de las casas. Estas puertas pueden ser muy coloridas, y a menudo, combinar simetría con símbolos. Se atribuyen poderes naturales a estos símbolos, por ejemplo, el poder de evitar que los malos espíritus entren en la casa.

Muhu es famosa también por tener los únicos molinos de viento en funcionamiento de todo Estonia.

Todos los veranos tiene lugar en Muhu el festival de música jazz «Juu Jääb» que atrae muchas figuras del jazz de Estonia y de la escena internacional.