La vida va a un ritmo más lento en las islas, donde se conservan muy arraigados los valores tradicionales de Estonia. Son un lugar perfecto para ver cómo vivían los estonios antiguamente. La naturaleza está esencialmente intacta y muchos visitantes encuentran su paz interior en las islas.