La isla de Muhu se encuentra más aislada que las otras dos grandes islas, Saaremaa y Hiiumaa, todavía accesibles con facilidad.

A pesar de su pequeño tamaño de 198 km² Muhu es la tercera isla más grande de Estonia en el Mar Báltico.  

La isla se comunica por ferry con Virtsu en el continente, y con Saaremaa a través de una calzada, la  Väinatamm. En el invierno, cuando hace suficiente frío un camino de hielo une la isla con el continente.

El paisaje de Muhu es considerado profundamente Estonio, con molinos de viento, casas de campo con el tejado de paja y serenos pueblos pesqueros. La isla es el hogar de zorros, ciervos y alces, y también de multitud de aves: hasta tres parejas de la majestuosa y rara águila de mar anidan en la isla de Muhu.

Muhu también es famosa por tener tradicionales molinos de viento de madera en funcionamiento.

La iglesia de Santa Catarina es una de las más antiguas de Estonia y se destaca por sus lápidas con forma de trapecio con símbolos de origen pagano. La lápida más compleja representa el Árbol de la Vida.

A través de los siglos Muhu ha evolucionado a su ritmo y sus tradiciones se conocen bien en toda Estonia. Los famosos modelos de Muhu reflejan una expresión refinada de arte popular, como el caso de los conocidos souvenirs hechos con madera de enebro aromática.

En la plenitud de cada verano se celebra en Muhu un festival de música jazz que cuenta con la participación de músicos internacionales y atrae a aficionados de todas partes.

La isla de Muhu es un gran destino turístico para aquellos que valoran naturaleza y cultura, lujo y relajación, y paz y tranquilidad.

Es también un destino ideal para caminarmontar a caballopescar, acampar y nadar.

Otras atracciones cercanas son las islas de Saaremaa y Hiiumaa.