En Lahemaa (Tierra de Bahías), situada en la costa norte de Estonia, usted encontrará playas pedregosas y de arena, pintorescas turberas, bosques de pinos, bosques antiguos, acantilados, alvars y ríos que dan forma a los acantilados de piedra caliza. Se encontrará también con muchos monumentos geológicos, históricos y arquitectónicos. Existen muchas rocas erráticas, que fueron introducidas desde Finlandia por el hielo continental. Estas rocas se relacionan con abundantes cuentos y leyendas.

Fundado en 1971, fue el primer parque nacional declarado en Estonia, y de hecho, el primero en la antigua Unión Soviética. El mar ocupa casi una tercera parte del parque; los dos tercios restantes de tierra están cubiertos por bosques. En Lahemaa hay cuatro grandes penínsulas y el punto más al norte de la Estonia  continental, Cape Purekkari, está situado en una de ellas, la Península de Pärispea.

Las  zonas costeras y los bosques  apenas se han visto afectados por la actividad humana debido a que  formaron una zona de cierre fronterizo durante la era soviética. Incluso ahora, se pueden ver los restos de las instalaciones militares.

Lahemaa es una de las áreas forestales conservadas más importante de Europa y en ella viven gran cantidad de grandes mamíferos. En el sur del parque nacional se encuentran las extensas áreas de Kõrvemaa, cubiertas de humedales y de bosques, que amplían el hábitat de alces, jabalíes, osos pardos, linces, zorros y muchas otras especies. Puede encontrar información sobre la vida de los castores en la senda del castor, situada en un pintoresco valle que descansa entre los ríos de Oandu Oandu y Altja. Entre las aves comunes que podemos observar en el parque se encuentran la lechuza de los Urales y el pito negro; la grulla común viene a alimentarse en los campos cercanos a Sagadi en el otoño.

El patrimonio natural y cultural están estrechamente vinculados en Lahemaa

Igual que hace 4.000 años, usted puede encontrar localidades históricas encima de los acantilados de caliza que atraviesan Lahemaa. En el acantilado, usted también podrá encontrar comunidades de plantas características o los alvars, que son pavimentos de caliza que solo existen en Estonia y Suecia y en donde podemos encontrar campanillas de anémona durante la primavera. Por debajo de los acantilados usted puede divisar bosques raros en donde crece la especie lunaria rediviva.

La costa y el patrimonio cultural de Lahemaa se entrelazan: desde aquí los pescadores se dirigían a las islas de Finlandia para pescar y cazar focas; a través del mar se desarrollaba un comercio justo, a la vez que contrabando de sal y bebidas alcohólicas. Los pueblos pesqueros más famosos en este lugar son el pueblo de los capitanes de Käsmu, el pueblo de los pescadores de Altja y el pueblo de los traficantes, Viinistu, ahora conocido por su museo del arte.

El parque de Lahemaa está formado por muchos bosques de pino, lo que hizo que la construcción naval fuera  muy popular. En la antigüedad, los barcos hechos con pino de Lahemaa, navegaron los siete mares. En esta área nos encontramos también 4 grandes palacetes históricos, de los cuales tres han sido restaurados: Palmse, Sagadi y Vihula.

El Parque Nacional de Lahemaa está a solo a una hora en coche de Tallinn. La oficina de turismo está situada en Palmse; en la localidad de Sagadi puede echar un vistazo al museo del bosque, y en Oandu , participar en las actividades del aula de la naturaleza. La antigua zona turística de Võsu resulta excelente para pasar unas vacaciones en la playa.

¡Asegúrese de explorar todas las oportunidades que le ofrecen los senderos naturales de Lahemaa! Si usted quiere y tiene la oportunidad, explore el parque en bicicleta, de esta forma, encontrará lugares fascinantes que no podrá encontrar desplazándose en coche.