El aislamiento geográfico de Kihnu, el gran espíritu comunitario y el fuerte apego a las costumbres de sus antepasados, han permitido que la gente de Kihnu conserve todavía su identidad.

En la isla de Kihnu viven 600 personas.

Durante muchos años, mientras los hombres de Kihnu salían al mar, las mujeres se ocupaban de todo en la isla. Las mujeres de Kihnu se han convertido en guardianas del patrimonio cultural, lo que incluye la protección de numerosas canciones, juegos, danzas, bodas y artesanía.

Las bodas al estilo de Kihnu fueron proclamadas por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Lamentablemente, la última boda tradicional de Kihnu se celebró en 1995 y sólo el tiempo dirá si esta singular tradición, con sus antiguas costumbres y canciones, vivirá o será practicada sólo como entretenimiento para los turistas.

Uno de los emblemas más visibles de la cultura de Kihnu es la artesanía de lana creada por las mujeres. Las mujeres hacen mitones, calcetines, faldas y blusas en los telares locales con lana del lugar, a menudo con colores vivos, rayas brillantes y bordados complejos. Muchas de las formas simbólicas y colores tienen sus raíces en antiguas leyendas. A diferencia de los hombres de Kihnu, las mujeres visten sus trajes típicos en sus quehaceres diarios.

Visite Kihnu durante sus fiestas tradicionales o festivos, como Navidad, San Juan y Santa Catalina y podrá conocer sus antiguas tradiciones.

El museo de Kihnu muestra exposiciones sobre la historia de la isla, la vida del famoso capitán de la isla, Kihnu Jõnn, y una colección de cuadros del renombrado artista Jaan Oad. Frente al museo puede visitar también la iglesia y el cementerio ortodoxos de Kihnu.

Kihnu es algo que no deben dejar de visitar los que estén interesados en la cultura y el patrimonio.