Para conocer las islas estonias, no hay mejor opción que la Mansión Pädaste en la isla de Muhu, un lujoso hotel de cinco estrellas que además cuenta con el que está considerado el mejor restaurante de Estonia: Alexander. Los orígenes de la mansión se remontan al siglo XIV, si bien fue en el siglo XIX cuando la casona recibió las armoniosas dimensiones y líneas limpias que luce en la actualidad.  Lujosas habitaciones, un completo spa y numerosas actividades y visitas, son algunas de las ventajas que nos ofrece la Mansión Pädaste y todo ello en un entorno inolvidable.

Si te interesa la naturaleza, te presentamos otra de las mansiones en las que merece la pena pernoctar: la Mansión Vihula, una encantadora finca del siglo XVI en la que encontramos dos edificios principales, veinticinco edificios históricos y cincuenta hectáreas de parque junto al Río Mustoja, en el Parque Nacional de Lahemaa, el más grande de Estonia, a tan solo una hora de Tallinn en coche. En su restaurante La Boheme, situado en el antiguo salón de bailes de la mansión, podremos degustar deliciosa cocina típica estonia cuyos ingredientes provienen de los huertos ecológicos de la propia mansión.  El spa de la Mansión Vihula bien merece también una visita ya que han creado un ambiente lujoso y relajante centrado en ofrecer una experiencia completamente natural y armoniosa a sus clientes.

La Mansión Kau, situada a 40 minutos de Tallinn en coche, ofrece un emplazamiento ideal para escapar de la ajetreada vida de la ciudad. En este complejo histórico la más pura naturaleza y las instalaciones más modernas, se aúnan para crear una experiencia única. La mansión, recientemente renovada, cuenta con un restaurante con bodega, terraza de verano, biblioteca, sauna privada y piscina cubierta, entre muchos otros servicios. El edificio fue mencionado por primera vez en el año 1241 y se piensa que en esa época era una fortaleza. El edificio principal fue construido en varias etapas entre los siglos XIV y XIX, manteniendo en la actualidad su estilo clásico.

En la zona Sur de Estonia encontramos otra de estas maravillosas mansiones en las que poder alojarnos de una manera completamente diferente: el Castillo Sangaste. El edificio data del siglo XIX y cuenta con salas realmente impresionantes, como el salón de baile, de estilo gótico y con una altura de dos pisos, el salón español con decoración morisca o el salón de caza, con un techo de roble de estilo inglés. Ideal para alojarnos durante el invierno y disfrutar de las cercanas pistas de esquí de Otepää.

La mejor forma de conocer la costa norte del país y sus magníficos acantilados, es alojarse en la Mansión Saka, llamada también la perla de los acantilados, la cual data del siglo XVII. Se encuentra situada en una zona alta del banco de piedra caliza donde el patrimonio natural y cultural de Estonia, se dan la mano. La mansión Saka, de estilo neorenacentista, es una de las escasas mansiones que han sido completamente restauradas y en ella podemos observar reminiscencias de arquitectura renacentista italiana. Aquí encontraremos alojamiento de lujo, un precioso restaurante en el sótano de la mansión, un completo spa y numerosas actividades y visitas que realizar en una de las zonas más bellas de Estonia, su costa norte.

En Pärnu, la capital del verano de Estonia, se encuentra la Villa Ammende, precioso edificio construido a principios de estilo Art-Nouveau construido a principios del siglo XX. El hotel cuenta con lujosas habitaciones dobles, habitaciones deluxe y suites, algunas de ellas con sauna privada. Esta villa es ideal para alojarnos en verano y disfrutar de las fantásticas playas, del ambiente y de los estupendos spas de la ciudad de Pärnu.

Visitar Estonia alojándonos en sus mansiones es una forma muy original de recorrer el país y conocer algunos de sus rincones más especiales y hermosos. Una escapada a cualquiera de estas mansiones es ideal para parejas o para aquellos que quieren vivir una experiencia única en un entorno inigualable como es este pequeño gran país situado a orillas del Mar Báltico.