Cada cinco años, el recinto del festival de la canción de Estonia (Lauluväljak en Tallin) se llena de trajes típicos y gente sonriente. Imagínese decenas de miles de cantantes en un solo coro y cientos de miles de personas sentadas en el césped oyendo música coral tradicional – ¡esto siempre choca, sorprende y estremece a los visitantes extranjeros!

Lo que lo hace aún más especial es la escasa población de Estonia, hay menos de un millón de estonios y, sin embargo, una décima parte de ellos asiste al evento. La ya larga tradición de festivales de la canción es, probablemente, la razón por la que los estonios son conocidos como la "nación cantante", aunque no se nos conozca por nuestra música pop o nuestra destreza musical global.

El canto y las canciones han jugado un papel muy importante en la historia Estonia. Los campesinos cantaban cuando trabajaban la tierra de la hacienda y este canto desató la era del "despertar" de los estonios; nuestras tropas cantaban mientras peleaban en las guerras mundiales y, al final de los años 80, la Revolución Cantante, que empezó en el recinto mismo del Festival de la Canción, nos permitió recuperar nuestra independencia de la Unión Soviética. La colección de canciones folclóricas de Estonia es similar sólo a la de Irlanda. En 2007 se organizó en Estonia el primer festival de la canción coral punk. En 2010 se celebró en Estonia el primer festival de la canción digital de la historia. Nuestros Festivales Nocturnos de la Canción (Öölaulupidu) y el Despertar, son eventos que honran nuestra independencia y son los eventos musicales más grandes del mundo ¡en términos de porcentaje de la población (más del 25%) participante! El coro conjunto de la Fiesta General de la Canción, con más de 20.000 cantantes, también se considera el coro permanente más grande del mundo.

El recinto del festival de la canción, Lauluväljak, ha sido visitado prácticamente por todos los estonios. El escenario bajo el "arco de la canción" alberga a cerca de 30.000 cantantes al mismo tiempo y hay espacio para casi 200.000 espectadores. Es difícil imaginar los festivales de la canción celebrándose en ningún otro lugar. La tradición misma nació en el sur de Estonia, en la ciudad de Tartu con el primer festival mixto de la canción en 1869, el cual se considera como el comienzo de los Festivales de la Canción tal y como los conocemos.

El Festival de la canción se trasladó a su actual ubicación, Lauluväljak, durante el tiempo de entre guerras, en 1928. El escenario era entonces mucho más reducido y el terreno circundante podía alojar un público mucho más pequeño, de modo que se construyó un nuevo escenario que admitiría el doble de cantantes, y una torre para el "Fuego del Festival de la Canción". Nuestro escenario del festival de la canción – el Arco de la Canción – tiene una estructura arquitectónica única y el arco ¡realmente se eleva cuando el volumen es suficientemente alto!

En 2003, la UNESCO declaró la tradición de la Fiesta de la Canción y la Danza de Estonia como una obra maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Estonia no es el único país con tradiciones en la que se incluye un festival de la canción, incluso nuestro recinto de la canción se parece bastante a los de Riga (Letonia) y Vilna (Lituania). Afortunadamente para nosotros, hemos podido mantener fuertemente las tradiciones, tanto de la canción como de baile, por lo que las fiestas organizadas en Estonia son de mayor escala.