Estonia es famosa por sus bosques prístinos y sus reservas naturales y vírgenes. Sin duda, estas son algunas de las razones por las que millones de turistas vienen a Estonia cada año. El hecho de que la comunidad de un territorio tan pequeño y diverso conviva con el entorno natural es lo que la hace tan especial. A media hora en coche del centro de la ciudad se puede encontrar ya la quietud increíble del bosque virgen.

Más del 10% del territorio de Estonia es área protegida e incluye reservas naturales, paisajes y cinco parques nacionales con un acceso fácil y gratuito, que ofrece numerosas opciones de alojamiento para sus vacaciones.

Pruebe a visitar Soomaa en su «quinta estación» y a hacer un viaje en canoa o una excursión a pie por los senderos del lugar.

Puede observar cientos de aves en una excursión para avistar aves en el Parque Nacional de Matsalu o en el Parque Nacional de Vilsandi; disfrute de una acampada en Karula o en el Parque Nacional de Lahemaa. Para tener una experiencia realmente ecológica, le recomendamos ponerse en contacto con la red local de operadores responsables de ecoturismo de Estonia.

Muchas de las granjas turísticas de Estonia se han hecho también ecológicas. En estos entornos de madera, caña, lino y algodón los huéspedes consumirán alimentos plantados orgánicamente y harán, en combinación, actividades saludables clásicas como caminatas por el bosque o en las ciénagas, pesca en los lagos y ríos y paseos a caballo.

Las mansiones eco-spa de Estonia son un destino ideal para aquellos que deseen disfrutar de lujosos tratamientos. El nuevo concepto de spa ecológico de la mansión Vihula combina patrimonio, naturaleza y lujo con confort contemporáneo y tecnologías modernas. La mansión Pädaste ha sido reconocida como uno de los 10 mejores spas de Europa oriental en la Guía de Spas del Viajero 2010 de Condé Nast.

En 2001, la sociedad de Eco Turismo de Estonia, en colaboración con la Asociación de Turismo Rural de Estonia, puso en marcha el sistema de etiquetado ecológico de productos turísticos llamado «Estonia: el Modo Natural».

La EHE es una etiqueta de calidad para los productos turísticos que cumplen con los principios del ecoturismo. Su objetivo es promover los principios del ecoturismo en empresas de turismo, en los consumidores y en el público.

Otra etiqueta de calidad conocida en Estonia es la Llave Verde, una etiqueta ecológica internacional para empresas con conciencia ambiental cuyo servicio o producto ha demostrado ser ecológico e inocuo para la naturaleza. Además de en Estonia, se puede ver la etiqueta de la Llave Verde en Dinamarca, Suecia, Groenlandia, Francia y Lituania, principalmente en hoteles y albergues. La Llave Verde representa la idea del turismo sostenible y se asigna a empresas turísticas. Además, las empresas pueden solicitar la Llave Verde voluntariamente y es válida por un año.

Si no desea unas vacaciones activas o no tiene tiempo para tratamientos de spa, siempre hay una manera simple de conocer lo mejor de la Eco-Estonia.

La comida: Usted puede familiarizarse con la cocina sana y peculiar de Estonia en cafeterías o restaurantes gourmet o en mansiones históricas en medio del bosque. La cocina estonia usa los ingredientes de mejor calidad  y los más sanos del mundo, además de la agricultura ecológica, una elección cada vez más popular en Europa, y que en el caso de Estonia, ha sido por muchos años el modo de vida habitual en las zonas rurales.

¡Lo Eco está de moda! Literalmente, la ropa creada por la diseñadora estonia Reet Aus, proporciona algo totalmente único al panorama internacional; sus elegantes colecciones, nacen de una mentalidad ecológica y de reciclaje de materiales y han atraído mucho la atención de toda Europa. Incluso se ha visto a la actriz Lucy Liu comprando uno de sus diseños.