Un paraíso para amantes de aves y animales

El pequeño territorio de Estonia esconde numerosas maravillas. Estonia se encuentra en la ruta de muchas aves migratorias del Ártico y aquí hacen escala y construyen sus nidos. Estonia es un verdadero paraíso para los observadores de aves. Una de las áreas más importantes de la ruta migratoria se encuentra en el Parque Nacional de Matsalu.

Nuestra pequeña población y nuestros antiguos bosques ofrecen mucho espacio también para lso mamíferos. La densidad de grandes depredadores – linces, osos y lobos – es verdaderamente sorprendente.

Praderas con número récord de especies, innumerables ciénagas y paisajes encantadores

Nuestras praderas boscosas tienen el récord mundial de diversidad de especies por m2  Este es el resultado de muchos años de siega y pastoreo. Estonia es, para muchas plantas, el fin de su área de crecimiento. Aquí conviven reliquias de la edad del hielo con especies más nuevas.

El símbolo de la naturaleza estonia es el acantilado de piedra caliza, que forma parte del klint Báltico con 1200 km de largo. Hay muchas cascadas y saltos de agua cerca del klint del norte de Estonia. Las esculturas de hielo que se forman en las cascadas atraen a fotógrafos de naturaleza en invierno. La abundancia de fósiles a lo largo de la costa de la piedra caliza es sorprendente, especialmente en el oeste de Estonia.

El hielo continental ha sido el escultor más importante de los paisajes estonios. Los rastros de la edad del hielo pueden verse en el norte del país, en los drumlins de Vooremaa en Estonia-oriental y en las lomas del sur de Estonia. Estos lugares están a menudo conectados con cuentos y leyendas.

En cuanto a la abundancia de ciénagas naturales, Estonia es tercera a nivel mundial, por detrás de Canadá y Finlandia. En las misteriosas ciénagas con pintorescos pantanos, se pueden recoger moras y arándanos.

Cráteres de meteorito únicos y la "quinta estación"

Estonia tiene una de las mayores concentraciones de cráteres de meteoritos del mundo con un total de seis. El cráter grande y más reciente de Europa está en Kaali, en la isla de Saaremaa. Al cráter de meteorito más grande de Estonia, el Neugrund, se puede acceder sólo buceando.

El deshielo y las fuertes lluvias de primavera inundan inmensas áreas a lo largo de los ríos; esta época se conoce como la "quinta estación." Es el momento ideal para visitar el Parque Nacional de Soomaa, donde se puede ir en canoa no sólo en los bosques, sino también en los jardines.

Ciénagas y acantilados de piedra caliza, animales salvajes y aves marinas, cráteres de meteoritos y la quinta estación... ¡Estonia ofrece muchas cosas emocionantes para descubrir!