Estonia es una destinación popular de vacaciones por sus ciudades históricas, su bella naturaleza, su gente amable... y sus bajos precios. Igual que en otros países europeos en crecimiento, los precios pueden variar y las opciones baratas son bienvenidas tanto por lugareños como por visitantes. A continuación, algunos consejos sobre vacaciones baratas en Estonia.

Piense como la gente local

Siéntase en Estonia como en casa durmiendo en b&bs o campings en verano. Los albergues y hoteles baratos del centro de la ciudad son también ideales para quien desea sumergirse en la vida interna de la ciudad.

Evite las áreas turísticas de los centros de las ciudades

Al salir o ir de compras es mejor evitar las plazas de la ciudad, pero no las excluya totalmente ya que siempre hay una buena razón por la que atraen a la gente… como, por ejemplo, su arquitectura medieval única. Tenga en cuenta que justo en la esquina, detrás de alguna atracción turística popular, podría encontrar un lugar bonito y asequible.

Coma mientras pasea

Mientras la mayoría de las cafeterías ofrece almuerzos por 3 € más o menos (busque “päevapakkumine” o “päeva menüü”), los muchos supermercados de Estonia venden también comida caliente para llevar. Coja cubiertos de plástico o, aún mejor, ahorre dinero y traiga sus propios cubiertos, y cene en los muchos parques y zonas verdes de Estonia.

Los bares de Estonia sirven varios platos desde bocadillos ligeros hasta cenas completas a precios entre 3 y 8 €, como alternativa barata a los restaurantes. En general hay opciones vegetarianas ("taimetoit" en estonio) disponibles en la mayoría de los bares de las ciudades y en muchos lugares se le permite crear su propio plato.

A Pie y en Bicicleta

Hay mil razones para desplazarse a pie o en bicicleta, además los pueblos y las ciudades de Estonia son a menudo tan compactas que los autobuses o los taxis pueden ser, en general, innecesarios.

Vaya al campo

Teniendo en cuenta que la mitad de Estonia son bosques, el campo es casi imposible de evitar y no hay nada más económico que los bosques. Pasar un par de días o semanas en la naturaleza virgen de Estonia es muy bueno para el alma y el bolsillo.

Recuerde que lo mejor de la vida siempre es gratis

Acostúmbrese al ritmo local – los estonios son conocidos por ser reservados pero, generalmente, son muy serviciales, aunque lo digamos nosotros mismos. Hable con los lugareños y con otros viajeros para obtener buenos consejo sobre los mejores lugares turísticos, eventos y ofertas especiales para hacer mucho más memorables sus vacaciones de bajo presupuesto.

Como puede ver, hay muchas oportunidades para unas vacaciones buenas y entretenidas en Estonia sin tener que gastar mucho. Envíe sus fotos y siga los diarios de otros viajeros en la red social de Visit Estonia.