Una pizca de algo un poco nórdico

Al igual que la cultura estonia, el paladar local ha recibido la influencia de lo mejor de sus países vecinos. Aquí encontrarás rastros de cocina escandinava, rusa y alemana, aparte de otros influenciadores internacionales típicos, como la nouvelle cuisine francesa.

Una oda a lo puro, a lo fresco y a lo de la estación

Los chefs estonios, los establecimientos alimentarios y los minoristas comparten el mismo entendimiento de la naturaleza de la cocina estonia, siendo leales a los ingredientes saludables de platos sencillos que reflejan el dominio de las tradiciones culinarias nórdicas.

El pan en Estonia – integral, blanco y negro

El pan tiene, al menos, tres nombres diferentes en estonio – así de serio es esto para nosotros. El pan negro de centeno, con su corteza fina y crujiente, es saludable y es también un regalo original para llevar al regresar de Estonia. Hay una gran variedad de panes de diferentes formas y tamaños en los supermercados y en las tiendas, así como en los restaurantes que sirven pan fresco hecho según sus propias recetas secretas. Con una capa de la famosa mantequilla grasosa de Estonia, el pan local le hará cosquillas en la boca.

Comida gourmet asequible

En Estonia se puede disfrutar gastronomía internacional y fusión por poco dinero, lo que la hace un destino popular para gourmets. Una comida de cinco platos puede costar, en Tallin, la mitad de lo que costaría en la mayoría de las capitales europeas. ¡Ah, y no olvidemos la comida medieval - ¿ha probado alguna vez oso asado o, tal vez, jabalí?

Para vegetarianos y veganos

Los comedores vegetarianos y veganos crecen como setas después de la lluvia en las mayores ciudades de Estonia. Por cierto, ¿ha probado las chantarelas estonias? Esta seta silvestre, a menudo considerada delicatessen en Europa occidental, se vende fresca y barata en las tiendas y mercados de Estonia.

Comidas que se deben probar en Estonia

Pan negro – busca panes frescos, hechos a mano en las muchas granjas orgánicas de Estonia.

Carne y pescado ahumados – el aliso da un sabor natural y rico al jamón, las salchichas y los productos de carne estonios.

Productos lácteos – ¿ha visto alguna vez pasillos de productos lácteos tan largos y sinuosos como los de los supermercados de Estonia? Vea los quesos, pudines de requesón y las barras de queso bañadas en chocolate llamadas "kohuke" de nuestras tiendas, así como el yogur y la crema agria. Algunos supermercados incluso ofrecen leche fresca sin pasteurizar. Los quesos más populares son los de sabor puro, densos y cremosos o los ahumados de sabor fuerte.

En Estonia la col agria y las morcillas son una parte vital de la cena de Navidad. La suave y jugosa col fermentada complementa las salchichas condimentadas con jalea de airela. El postre tradicional de Estonia, el kama, podría considerarse como un gusto adquirido por algunos... y como una golosina por otros. Este delicioso plato es dulce y llenador, hecho de centeno cocido, secado y molido, cebada y arvejas y se disfruta mejor con leche fermentada y un edulcorante opcional de su elección.

Licores – el Vana Tallinn, un sabroso licor a base de ron, es el favorito de lugareños y visitantes por igual. Usted también verá un tipo único licores con sabor de enebro y alcaravea como el Kännu Kukk.

Chocolates y mazapán Kalev – ¿Sabía que, según una leyenda medieval, el mazapán se hizo por primera vez en Tallin como un experimento farmacéutico? Pruébelo y deseará que todas las medicinas tengan el mismo sabor que el mazapán estonio.

Conservas & tortas – las abuelas estonias son verdaderamente las campeonas mundiales de la jalea y las tortas. ¿Desea probarlas? Bueno, vaya al campo o al mercado local, donde encontrará jarros de jalea de grosella negra o cervispino y vegetales encurtidos, pruebe también los pastelillos y las tartas de las panaderías del centro. ¡Deli-ciosos!